9

                                     A B C

                                                  MADRID, JUEVES 4 DE OCTUBRE DE 1990

                                                                Galería Zúccaro Hermosilla. 38

                                                Hasta el 16 de octubre De 75.000 a 180.000 pesetas

        Su capacidad para el dibujo -dice el crítico José Andrés Díaz- le permite enfrentarse con un mundo plural, en el que juegan los objetos, el detalle, la nota sentimental y un regusto puramente estético.» Hay, en efecto, en la obra acuarelística de Manuel Domínguez, una a ma¬nera de crónica de su mundo inmediato, impregnado todo él de la luminosidad almeriense, como un testimonio objetivo que se ofrece a cualquier localización. Pero, al mismo tiempo, la objetividad de lo mi-fado se informa de pasión en la paleta, no de pasión «fauve», sinode la tranquila pasión, esa que exalta, mejor dicho, que traduce a color emblemático un mundo que, en su indiferente apariencia, no tiene por qué ser emblema de nada. Manuel Domínguez desarrolla su crónica familiar (playas, palmeras, frutas, rincones de su ciudad) sometiéndose a la pulcra disciplina del género, tratando la acuarela como ella es, leve, repentina, de donde la claridad suave es que la protagoniza. No sé si Domínguez es indaliano, pero podría serlo.


                                                                                                                                            A. M. C. (Campoy)

imagen: "Aguamarga"
Manuel Domínguez

 

IR A PÁGINA INICIO VOLVER << Anterior Siguiente >>