50

LUNES 26 DE JUNIO DE 2006          IDEAL

                                                          VIVIR- CULTURA
                                La esencia del realismo «interpretado»

        La Sala Unicaja acoge una exposición de Manuel Domínguez hasta el 30 de junio La muestra se   compone de un total de 40 obras entre pinturas, grabados y esculturas

       BORJA BARREIRA -ALMERÍA
       Los artistas suelen tener ciertas preferencias temáticas a la hora de realizar su obra. Hay aspectos de la vida, problemáticas sociales, o bien ciertos paisajes que llaman con especial énfasis la atención del que los retrata, del que escribe sobre ellos, o del que les canta. Sin embargo, para el pintor Manuel Domínguez que expone en la Sala Unicaja hasta el próximo 30 de junio- cualquier cosa que le guste es digna de ser pintada. El artista asegura que «la pintura es una forma de exprimir todo aquello que me agrada. Para mí pintar una cosa es como tocarla».
       Manuel Domínguez considera que «cualquier cosa es válida para ser pintada siempre que me motive y tenga un color agradable; aunque por supuesto procuro hacer énfasis en lo que más me llama la atención».
        Los paisajes del Poniente tienen especial relevancia en esta muestra. El pintor ha descubierto la belleza de las calles de Dalí-as, Berja o Celín. Lugares que ya conocía, pero en los que ahora «ha profundizado, y realmente me han sorprendido, tanto por lo bonitos que son como por lo orgullosos que sus habitantes están de ellos».
        Pero Manuel Domínguez no se centra exclusivamente en la fuerza que pueden transmitir los paisajes y la gente de Almería, sino que también busca vida en máquinas, en muebles, en simples obje simple máquina registradora puede evocar la vena artística de este pintor, que también se ha adentrado en otras especialidades artísticas. Le gustan las antigüedades, máquinas que «merecen ser homenajeadas, inmortalizadas».


       Polifacético
        En su exposición hay cabida para pinturas, grabados y esculturas. Hay paisajes, bodegones, figuras. Es realista, pero le gusta «interpretar la realidad, no intento hacer una copia exacta de la misma». Ésta es precisamente la única similitud que encuentra entre sus pinturas y sus esculturas. Aboga por «el realismo, sin pretender que sea excesivo, sin quitarle importancia a la pincelada en la pintura, o al trazo en la escultura».
       Para reflejar lo más fielmente posible la realidad a la que se acerca constantemente, el artista almeriense pinta al natural. No lo hace por vanidad, no busca diferenciarse del resto, sabe que sus «pinturas son pinturas, nada más». Pero disfruta cuando pinta al natural. «Me siento libre -afirma Manuel Domínguez-, me gusta superar dificultades, ver que todo encaja poco a poco, y además en comparación con una fotografía el paisaje es mucho más amplio». Interpretar es un vocablo fundamental para este artista; es su manera de pintar. Por eso huye de «la interpretación que una fotografía ha hecho de la realidad; el natural es más directo y flexible.

     La búsqueda de nuevos puntos de vista

      B. B. B. ALMERÍA
     Manuel Domínguez afirma disfrutar con la pintura. Es su oficio y su afición. Y parte del proceso creativo es la búsqueda de nuevos temas, nuevos motivos.
    Asegura que cada uno de sus cuadros tiene «personalidad propia, intento evitar la reiteración, buscar cosas nuevas». Le gustan, por ejemplo, las marinas. Sin embargo, intenta «no repetirse, buscar nuevos puntos de vista en cada una de mis obras».
Dentro de esta búsqueda se enmarcan sus continuos viajes por la provincia, con el objeto de descubrir bellos rincones desconocidos.


   
   De niño, su primera obra de arte fue un «trozo de palo tallado»
       No es una cuestión de mérito, simplemente no quiero caer en la comodidad».
Manuel Domínguez deja claro su «respeto por cualquier método»; aunque demuestra una convicción absoluta cuando habla de su lucha con el cuadro, el paisaje y su manera de interpretarlo.


      Esculturas
       De niño, su primera obra de arte fue un «trozo de palo tallado». Manuel Domínguez, no obstante, se ha centrado en la pintura, primero con el óleo y después con la acuarela, técnica a la que ha prestado mucha atención a lo largo de su carrera, y a través de la cual ha llevado a cabo algunos de sus trabajos más destacados.
Pero para esta exposición ha retomado su pasión por la escultura, «a la que había tenido un poco abandonada». Su formación artística, de hecho, se completa en la Escuela de Artes y Oficios, después de haber terminado Bellas Artes.
       Manuel Domínguez, en definitiva, sigue sorprendiendo con cada una de sus exposiciones. Lo seguirá haciendo -con total seguridad-en el mes de agosto en el Castillo de Santa Ana, en Roquetas de Mar, en una de las próximas exposiciones previstas por este polifacético artista.
Continúa pintando, y también esculpiendo, porque considera que «es una forma de vida, desde que era pequeño. No me imagino sin una caja de pintura, sin tener algo en mente para llevar al lienzo, o bien al barro. Para mí pintar es disfrutar, pasar un buen rato». También lo es visitar su muestra. Recuerden, hasta el 30 de junio.

      DATOS:
       Exposición: Pinturas, grabados y esculturas de Manuel Domínguez. Lugar Sala de Exposiciones de Uni-I caja (Paseo de Almería, 11). Fecha: Hasta el 30 de junio. Horario: Lunes a Viernes (excepto festivos); de 19.30 a 21.30 horas.

ARTISTA. El pintor con dos de las obras que permanecen en la Sala Unicaja
ESCRITORIO'. Uno de los cuadros de Manuel Domínguez. / B. B. B.                              

 

IR A PÁGINA INICIO VOLVER << Anterior Siguiente >>