45

 VIERNES 3 DE JUNIO DE 2005                 IDEAL   

                                                                  VIVIR- CULTURA

                                                          LA ACERA DE LAS ARTES

          El pintor Manuel Domínguez presenta la exposición Antológica' en el Centro Cultural de Caja Granada, una retrospectiva de su obra que recupera varios grabados de los ochenta
                      Pintor desvelado

          Manuel Domínguez: «Cada cuadro debe hablar mucho del autor, de su forma
          de ver e interpretar»
    

       MIGUEL ÁNGEL BLANCO / FOTOS: PIOUI SÁNCHEZ / ALMERÍA
       EL reto del pintor es su honestidad ante el lienzo. Es la actitud que configura la razón del artista. De ahí, la coherencia. Lo demás puede ser un artificio, un sorprendente ejercicio de artificio al margen de la brillantez. Todo ejercicio artístico tiene mucho de hipnotismo y, a la par, espejismo. El planteamiento es válido a la hora de asistir al itinerario personal de Manuel Domínguez, a quien nadie puede acusar de falta de coherencia. Todo lo contrario. Su honestidad ante el lienzo no ofrece dudas.El pintor alumbra al visitante a su exposición 'Antológica' en el Centro Cultural de Caja Granada con una exaltada reivindicación de pintar del natural, que realiza desde siempre. La exposición presenta una síntesis de una obra que transita por el paisaje, por los lugares más próximos, por la vida de los objetos, que forman una de sus grandes parcelas criticas, óleos y acuarelas, retratos, dibujos. Y los grabados. La gran novedad que marca el inicio de su itinerario personal. Y es lo más destacado de la exposición. Un gesto aislado, periférico que, seguramente sirve para interpretar las razones más íntimas del pintor que mantiene su intimidad con rigor. Y que ahora ha desvelado, en parte, ante el visitante. Se entiende así, pues, que Manuel Domínguez, haya escrito: «Pienso que cada cuadro, de alguna manera, debe hablar mucho del autor, de su forma de ver e interpretar el motivo, tanto al dibujar como al aplicar el color y que, cuanto más ponga de si mismo el artista en cada obra, más sincero será el resultado que ofrece».
        Encuentro
        La antología de Manuel Domínguez era esperada, para contemplar la reflexión del pintor ante una obra que se ha ido ofreciendo como lugar de reencuentro realista. Es en la intimidad donde el pintor proyecta las mejores sensaciones. Recorrido propuesto, por el orden de la muestra en su lugar. Encuentro con el mundo del pintor que desnuda sus inquietudes. Que no es poco. Para empezar 'Fuente Toro en Berja' (1999) que inicia el espacio de los óleos. Un niño mete la mano en el agua, un gesto cotidiano. Desde esa simplicidad se cierne la grandeza de la realidad contemplada por el pintor. Un pequeño paisaje marino es otro gran momento, aunque por lo general en los paisajes con horizonte no parece estar la mejor mirada del pintor. En cambio en 'Gaviotas en la playa' (2003) desprende verdad, una naturaleza que insinúa virginidad, un tiempo libre que fascina. En la obra antológica se encuentra el sentido del tiempo, a veces un tiempo detenido que impone su radical fetichismo entre los objetos reivindicados, resurgidos para una realidad marginada que el pintor enaltece: 'Zafero' (1985), 'Escritor' (2004), 'Máquina registradora' (2001). Este discurso de la vida de los objetos se proyecta también en las acuarelas, 'Bandurria) (1984), 'Mariquita Pérez', a lo que da una dimensión humanizada porque el tiempo ha determinado una intimidad vital. Retratos de un momento, 'Bodega el Patio' (1987), 'Cartera y plumier' (2004). Pasea el pintor por el pueblo, por el sentido de un mundo pasado superviviente. Busca en esa pátina de lo viejo el alma déla supervivencia y busca refugio para los objetos en una atmósfera de complicidades, 'Trombón' (1998), 'Máquina de escribir' (1996). El tiempo se rehabilita y resurge con el orgullo de quien manifiesta seguir vivo en medio de tanto olvido.
      Territorios
       Sorprendente espíritu de la mate¬ria, 'En la puerta del cortijo' (1990), pequeño territorio, tiempo detenido.
Manuel Domínguez expresa una esencia familiar que ha convertido en una de sus referencias, Blanca en la pizarra' (1996), 'El niño del tambor'(2000), 'Berta en caballo de madera' (2003).
El pintor ofrece una muestra de su creatividad de retratista en 'Siobo', portada de la exposición, que desvela también un itinerario en círculos.
Los dibujos forman parte de la estrategia del pintor para desvelar el camino. Sirve de referencia al espectador. En los dibujos hay situaciones y mundos que se contemplan en sus pinturas.
Y los grabados, el gran secreto, lo más sorprendente de Manuel Domínguez. Un mundo que no ha trasladado a su pintura. Y son los rasgos de un mundo crítico, inquietante y brillante.
ARTE. 'Espectador’


FICHA ARTÍSTICA
- Pintor Manuel Domínguez y Velázquez de Castro (Almería, 1954).
- Exposición: 'Antológica'.
- Sala: Centro Cultural de Caja Granada (avenida de Federico García Lorca, n° 25, tf: 950-26 26 96, Almería).
- Calendarlo: Hasta viernes 3 de Junio.
- Horario: De lunes a viernes, tardes, de 19.00 a 22.00 horas.


5), grabado de Manuel Domínguez en la exposición de Caja Granada.

 

IR A PÁGINA INICIO VOLVER << Anterior Siguiente >>