4

Sábado 22 de Mayo de 1981                        La Voz de Almería

                                         MANUEL, UN JOVEN PINTOR
                                              CON UN GRAN FUTURO

                                                      LA SAGA DE LOS DOMÍNGUEZ

     Los Domínguez, como entrañable y cariñosamente se les conoce en el ámbito artístico de le Ciudad, constituyen un singular clan a servicio de la pintura en el más noble, específico y profunda expresión del término
      La verdad es que este tipo de sagas familiares suelen concitar entre las gentes sentimientos de admiración y simpatía. Son como vidas paralelas y, no obstante, coincidentes en un escondido vértice llamado Arte.
Nueve hermanos y cada cual con su especial carisma humano, pero siempre girando en tono a un invariable tema artístico- Claro, que tienen en su progenitor el más edificante de los ejemplo: una disciplina vocacional; unas condiciones innatas y un» voluntad inquebrantable.
       Hoy son noticias los "Domínguez" porque una de sus raíces, más firmes y prometedoras pronto, muy pronto hará acto de presencia con una nueva Muestra pictórica», a celebrarse en la Galería Harvy.
       Se trata de Manuel Domínguez (Manolo Domínguez, su nombre artístico), con el que ha ce años se presentara, por vez primera, en su bautismo pictórico de cara al público. Manolo, es un joven de 25 abriles, serio, cordial y con una preparación fuera de lo común. Acaparador de premios Juntamente con su hermano mayor      Diego irrumpió en el inquietante y turbulento mundo de a pintura a las doce años de edad.
        SU ESTUDIO, CAJÓN DE SASTRE
        El estudio de los hermanos Domínguez, y de su pro genitor, asemejase a un inmenso cajón de sastre dicho con ¡a más plausible de las intenciones. De todo un poco. Desde una guitarra colgada en una de las paredes, pasando por piezas de cerámica o de barro rojo, colocadas en simétrica batería, hasta cuadros y maquetas apilados. Hay también rileras de libros entremezclados con discos, o al menos esto nos pareció.
Aquí, en este reducido espacio. Manolo Domínguez suele trabajar en |o suyo, que es la pintura, de tres a cuatro horas diarias. Lo curioso es que Manolo no puede pintar sin música La música es para este joven artista como una especie de sedante que le aisla de los ruidos propios de la casa Sobre una mesita del comedor un lindo jarrón con exultantes flores rojas. En una de las paredes un cuadro excepcional, impresionante y excepcionalmente emotivo y digno de figura en cualquier Museo. Representa a Berta, |a madre, abrazada por varios de sus hijos. La obra, de Diego, el cabeza de fa mili». Otro cuadro de similar temática cuelga sobre otra de las paredes. Manolo Domínguez, ya en franquicia dialogante relatándonos sus recuerdos 'provocados ante nuestras preguntas) de sus años de carrera en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, de. Valencia. "Significó un aprendizaje fundamental en cuestión de técnica en parte por el profesorado como igualmente por la convivencia con mis compañeros de estudio. Trabajábamos bastante en cuanto a dibujo y pintura. La verdad es que no llegué a profundizar demasiado, puesto que las cosas que realizábamos era más o menos como bosquejos de estudio a que imprimíamos excepcional rapidez, dado que disponíamos de poco tiempo. Lo que se tendía allí era alcanzar cotas.

 

IR A PÁGINA INICIO VOLVER << Anterior Siguiente >>