25

                                           Manuel del Águila

                                                              ESCRITOR Y COMPOSITOR
                                                  Cultura

                                                                                 ARTE
                              Manuel Domínguez o el buen hacer
       El autor expone las principales características del pintor, que ahora expone en Unicaja, que destaca por su habilidad compositiva y técnica dominada.

      Un profundo filósofo actual, Pascual Bruckner, dice que «Hoy, por ligereza y desprecio a la profesionalidad, se invita a la inmadurez y se nos instala en la degradación de la cultura, eso sí, -aclara con ironía-bajo un alegre aire de fiesta, presidido por la televisión que únicamente exige ser sólo eso: televidente».
       Atravesamos pues, una época que amenaza ser larga, porque los lugares comunes y las cuestas abajo son cómodos e invitan a actuar y, con la impunidad del desconocimiento, permiten a muchos creerse artistas.
       En el Arte, -en cualquiera de sus aspectos-, hay un proceso de escalonamiento que, partiendo de la llama interior que impulsa a iniciarla obra, hasta la casi nunca lograda cima que supone la genialidad ya, están los duros tramos de la disciplina, el estudio, la práctica constante, la sosegada autocrítica y, muy importante, el conocimiento de las reglas. Porque hay que saberlas profundamente para, si no olvidarlas, sí postergarlas lo suficiente, con el objeto de que no anulen al artista y resplandezca su personalidad.
Este peregrinar escalonado que es la constancia en el trabajo y el amor a la obra la ha realizado (conozco perfectamente su trayectoria, desde sus brillantes inicios) Manuel Domínguez.
"Es un pintor nato y consciente, reflejado en la minuciosidad con que tóca los objetos, que, a veces, amontona con placer".
       Nacido en un ambiente cerradamente artístico, propicio y comprensivo, licenciado en Bellas Artes, por la Escuela Superior «San Carlos» de Valencia, es un pintor nato y consciente, reflejado en la minuciosidad con que toca los objetos, que, a veces, amontona con placer de coleccionista, recreándose en un brillo, en un matiz, en un reflejo o en el sentido que los ordena. O a las personas en situaciones anímicas, como esa niña encantadoramente dubitativa, ante una operación matemática, escrita en una agobiante pizarra; o en grupos de pescadores, dialogando sobre un fondo de mar en clama y soles de poniente; o en los jardines profusos o en el detalle de una tapia encalada...
        En cualquier tema hay el recreo de una reconsideración previa; de un amoral ser, al objeto, al detalle-Da igual óleo o acuarela; dominada la técnica, el resultado es brillante y la obra será perfectamente captada por la sensibilidad del espectador.
       Yo diría que Manuel Domínguez, es un gran pintor que posee el dibujo valiente y preciso queda la técnica dominada y el concepto entrañable que da la habilidad compositiva, amparados, disimulados quizás por esa llama interior que se refleja en el bien hacer y en el bien amar la propia obra.

                                                                                                                     Manuel del Águila Ortega

 

IR A PÁGINA INICIO VOLVER << Anterior Siguiente >>